Nuevo Gigante
Bienestar & Salud Salud & Nutrición

¿Ayuno Intermitente? Comienza mañana mismo…

El ayuno intermitente reduce tu grasa corporal, te brinda claridad mental, disminuye tu ansiedad y mejora tu salud general. El Ayuno intermitente o, también llamado, “Intermitent Fast” no es una dieta, sino más bien, un protocolo de alimentación que emplea momentos en los cuales se ingiere alimento y momentos en los que no. Así de fácil.

Tampoco se trata de morir de hambre, como mucha gente piensa al saltarse una comida, sino de reacostumbrar la mente y el cuerpo aprovechando al máximo sus beneficios.

A continuación te diremos cómo…

Un paradigma de tradición

La tradición cada vez que puede se hace presente en comentarios del tipo, “dejar de desayunar te hace mal”, “come cualquier cosa, pero no dejes nunca de comer”. ¿Has escuchado eso alguna vez? ¿Te lo han dicho, cierto?

Nos encontramos inmersos en una cultura del comer, eso no es novedad para nadie, ya sea que comamos por ansiedad o por preferir un tipo de comida frente a otra. Esta cultura de la comida se refuerza de manera más o menos consciente en la sociedad. Basta darnos cuenta de la avasalladora proliferación de programas de cocina. 

En fin, la comida ha sido siempre un tema y lo seguirá siendo. Y no está mal, el problema radica en que muchas veces no se privilegia de manera consciente el tipo de alimento que nos llevamos a la boca. Eso en mucha causa debido a la convención fuertemente anclada que, “es mejor comer lo que sea”, por ejemplo, una galleta con un café o incluso una golosina o producto refinado (los cuales sabemos abundan a la orden del día) que; “dejar de comer”, esperando unas horas y conseguir alimento real y de buena calidad.  Porque es más barato y más rápido.

Se ha instalado en la población la idea pseudo respaldad que comer lo que sea a horas determinadas, pactando religiosamente horarios para cada comida es lo correcto para con nuestra salud.

Comer a horas establecidas sin hacer miramientos acerca de la comida que comemos puede llegar a ocasionar mala nutrición trayendo consigo problemas de salud evidentes, así como ansiedad recurrente. Comer por comer es una mala idea. Definitivamente.

Pero ¿De dónde se origina este pensamiento?

Comer cada 3 horas a toda costa es un consejo generalizado porque es un consejo masificado por el rubro de la nutrición.  

Un poco de ciencia

Estamos inmersos en una cultura del desayuno entendiendo este concepto erróneamente como el momento del día, por las mañanas, en donde se toma desayuno. Desayuno quiere decir, “salir del ayuno”, la palabra “des” gramaticalmente es un prefijo que hace referencia a la falta de algo, al igual como sucede con los un e in… Desayuno, es, entonces, salir del ayuno.

como momento en el cual no se ingiere comida. Durante la noche nuestro cuerpo quema calorías intentando ambientarse al medio, la temperatura corporal desciende, pero es tarea de nuestro metabolismo mantenernos a raya. Asimismo, durante el sueño nuestro cuerpo se regenera, la función hepática mejora, eliminamos las tóxinas acumuladas y reducimos la hinchazón.

El hígado el gran beneficiado

Es verdad que la alimentación es muy importante para las acciones que desempeñamos durante el día, pero más que fijar un horario inamovible de comida en el cual sea poco relevante el qué comer mientras sea a esa hora, es una completa ignorancia. Las horas son importantes, por cierto, pero más que nada es el tipo de alimentos que ingerimos. Alimentos que sean altos en nutrientes.

Es muy frecuente encontrarse con personas que sin razón aparente más que lo que se ha inculcado piensan que saltarse una comida conlleva serios problemas de salud, cuando la mala elección de alimentos es lo que, según sea el caso, a corto, mediano o largo plazo, produce consecuencias.

Es más importante lo que ingieres que el horario en el cual lo hagas.

Existen estudios al respecto que avalan el ayuno intermitente.

El ayuno y la pérdida de grasa

Si tu objetivo es la pérdida de grasa, el ayuno intermitente definitivamente se convertirá en tu mejor aliado, pues no se trata únicamente de restringir y mantener a raya las calorías, sino de incidir directamente en las reservas de grasa de nuestro cuerpo utilizándolas como fuente de energía.  Esto último, ocurre por medio de cambios benéficos en nuestras hormonas. Veamos de qué forma.

El problema de la resistencia a la insulina

Nuevo Gigante
La resistencia a la insulina es un problema de salud usualmente, asociado a la obesidad y el sedentarismo, y que puede ser la antesala de la diabetes y problemas cardiovasculares

El ayuno intermitente, en primer lugar, mejora la sensibilidad a la insulina. La insulina, es una hormona secretada por el páncreas que tiene como función sacar la glucosa o azúcar en sangre haciendo que esta se deposite en las células musculares, grasa e hígado produciendo energía. En resumidas cuentas, cada vez que comemos un alimento la glucosa sale al baile haciendo que el páncreas libere insulina reduciéndola con tal de mantener un rango normal de azúcar en sangre. Todo bien hasta ahí, sin embargo, el problema surge cuando las células de los músculos, grasa e hígado no responden de manera eficiente a la insulina ocasionando que no se pueda absorber la glucosa fácilmente. Por lo que el páncreas, intentando nivelar esos niveles de azúcar produce más y más insulina. Esta respuesta anormal de la insulina produce resistencia a ella haciéndonos claros candidatos a generar resistencia a la insulina, obesidad, enfermedades cardiacas o dislipidemia (alteración en los niveles de lípidos colesterol, triglicéridos), entre otras condiciones. LDL.

El valor normal de insulina en sangre ronda entre los 60 a 110 mg/dl durante la noche y entre comidas, mientras que para una persona diabética el valor ronda los 125mg/dl o más, incluso estando en ayunas. Apróximadamente 1 de cada 3 adultos actualmente tiene diabetes.

La secreción de la hormona del crecimiento aumenta notablemente durante el ayuno por lo que acelera la síntesis de proteína haciendo que se produzca energía por medio de las reservas de grasa depositadas. El ayuno es tu mejor aliado si deseas quemar grasa y aumentar tu masa muscular magra. El ayuno intermitente permite poder quemar grasa y construir músculo limpio.

Existen estudios que han comprobado que el ayuno activa la autofagia, aquella que bien puede eliminar las células dañadas, contribuyendo a la reparación, sobre todo del hígado ayudando al proceso de regeneración del cuerpo, el cual por lo general tiene cabida durante el sueño, precisamente el momento en el cual dejamos de comer.

El ayuno y el ámbito social

La presión social es algo que todos conocemos y que todos padecemos en mayor o menor medida todos los días. Reuniones familiares, salidas con amigos o quedarte viendo una película un sábado por la noche con tu pareja, puede detonar la ansiedad por comer de más. Muchas veces comemos sólo por ansiedad o aburrimiento. La idea es poder sustituir algunos alimentos por otros que sean menos dañinos tanto para nuestra salud como para nuestro peso. De ser posible siempre elegir alimentos con un bajo índice glucémico, los cuales hacen que la insulina no se eleve creando picos en sangre difíciles de utilizar. Cuando te esté aquejando un ataque de hambre, aquellos ataques que osan hacer que nos devolvamos todos los pasos que sacrificadamente dimos. Una técnica que resulta útil es tomar uno o dos vasos de agua antes de comer, de esa manera reducirás la ansiedad y comerás menos llegado el momento. Tomar un vaso de agua permite que puedas darte cuenta si lo que tienes es ansiedad por comer o hambre realmente.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*